Buscar este blog

lunes, 15 de junio de 2020

La Escandinava-Pirc acelerada

No sé si este sistema tiene nombre, pero me parece una buena alternativa a las líneas principales de la Escandinava. Pero recomendaría combinar este esquema retirando la dama a d8 en vez de a a5 o a d6. De ahí que las negras no tengan que preocuparse de los saltos del caballo de c3. Hay dos formas de alcanzar este sistema:







O así:







Debería reiterar, con 3…Dd6 en ambos casos. Ésta es la línea que a la cual le denomino la Escandinava-Pirc acelerada. Es como una combinación de la Escandinava y la Pirc/Moderna—un tándem de defensas que ceden adrede espacio a las blancas. Entonces, tiene sentido que se pueda jugar así. Las negras tienen una posición sólida y compacta. No hay que memorizar miles de líneas ni estudiarla a todo rato para tener éxito en la práctica. Un jugador de todos los niveles puede emplear esta defensa en sus partidas. Resulta fácil jugar, y es casi el mismo esquema en todos los casos. Aunque obviamente no sea muy popular entre la élite, no quiere decir que no sea una buena opción.

viernes, 12 de junio de 2020

Un pequeño cambio de los signos de evaluación


Todos los ajedrecistas que hayan leído un libro de ajedrez sabrían que los signos hoy en día, son, por lo general:

+=: las blancas tienen una pequeña ventaja
±: las blancas tienen una clara ventaja
+-: las blancas tienen una posición ganada
=+: las negras tienen una pequeña ventaja
: las negras tienen una clara ventaja
-+: las negras tienen una posición ganada
=: la posición está igualada

Pero hay diferentes matices del «+=»/«» (e igualmente del «=+» para las negras). A veces las blancas tienen una ventaja ligerísima que casi no se nota, pero igual existe. Propongo el signo «+==», o sea, que las blancas tienen una pequeña ventaja, pero menos ventaja que implica el «+=». En este caso, la posición está más cerca de una posición igualada que el «+=». El «+==» también quiere decir que la ventaja de las blancas a lo mejor sería más bien práctica y/o estética que concreta.

Pero hay también matices entre el «+=» y el «±». Si las blancas tienen un poquito mas que el «+=», pero una clara ventaja no, entonces propongo, de la misma manera, el signo «++=». Éste querría decir que las blancas tienen más posibilidades de apretar, aunque la posición negra sea jugable.

Se me vino otra idea de añadir el signo «=M», el cual significaría «= según la máquina». En otras palabras, que la posición se evalúa como igualada, aunque jugar tal posición contra un contrincante humano resulte difícil. Es más sutil que lo que escribí justo arriba, pero sería interesante implementarlo.

domingo, 31 de mayo de 2020

El mito del «+=»


I. El concepto del «+=»

Se habla mucho del «+=» en los libros de aperturas. Las blancas desean conseguirlo, y las negras tratan de evitarlo. El «+=» quiere decir tradicionalmente que las blancas gozan de una ligera ventaja. Ésta puede indicar que las blancas tienen una ventaja de espacio, una ventaja estratégica, una posición más activa, una estructura de peones más sana, piezas más activas, posibilidades de apretar en una posición cerrada o semicerrada, etc. Lo que sea. Pero para que esta ventaja conlleva más posibilidades de ganar la partida que las negras, esto es imposible.

Quizás a algunos que lean esto les suene raro. Pero es así. Según la teoría de las estadísticas, el juego del ajedrez como tal es tablas, es decir, 0,00, o sea, «=». Desde el primer momento, i.e. la primera jugada, el juego es teóricamente tablas. En un duelo entre entidades perfectas--que por cierto no existen, pero estamos hablando de forma hipotética—los dos contrincantes jugarían perfectamente, no cometerían errores y 100% de las partidas terminarían en tablas.

II. La teoría de las aperturas y la teoría de las estadísticas

Si se analiza una variante, por larguísima que sea, según las teorías de las estadísticas, la variante terminaría en tablas, o sea, con una evaluación de 0,00. Que tarda más de cien jugadas para que esto pase, da igual. Con un juego perfecto, tablas será—0,00 será. De cierto modo, es más fácil construir un repertorio para las negras, puesto que no se tiene que lograr ventaja, sino igualar la partida. Así se tiene éxito con las piezas negras, al menos en términos de la apertura, según los estándares de la cotidianidad.

Por el contrario, si se habla de las blancas, la única manera de conseguir una ventaja en la apertura, según la teoría contemporánea del ajedrez, es gozar de una (ligera) ventaja, o sea, conseguir el deseadísimo «+=». Pero ya habíamos establecido que eso no es posible si ambos bandos juegan perfectamente—la partida terminaría en tablas 100% del tiempo. Con el inicio del hábito de analizar la apertura con máquinas hiperpotentes, como el Stockfish, el Komodo y el flamante ultrapotente Leela Chess Zero, éstas dejan en evidencia el hecho de que el mismo juego del ajedrez es tablas.

III. El «+=» en la práctica

Entonces, ¿qué significa «+=» hoy en día? A mí por lo menos eso me quiere decir que no se ha descubierto las líneas que neutralicen las variantes que conduzcan a ese «+=». Por eso suelen ser más cortas las líneas que conducen al «+=». Hablando teóricamente, si se extienden tales líneas hasta la infinidad, terminarían todas en 0,00, o sea, «=».

Al mismo tiempo, hay otra manera de intentar conseguir un «+=» que sería más práctico que teórico. Eso implica que aunque las negras consiguiesen una posición totalmente igualada teóricamente, a las blancas les resultaría más fácil jugarla. Hay aperturas que tienen estas características, como la Catalana, que permiten a las blancas intentar apretar hasta que no pare de brillar el sol. En estos casos, sería más difícil encontrar el camino correcto para igualar la partida, pero como ya se había establecido, aunque dure un millón de años en hallarlo, siempre existe una manera de hacerlo. Eso es una de las características de la teoría de aperturas del ajedrez.

IV. Manteniendo el «+=» temporáneo

En este sentido, el «+=» es temporáneo. En la práctica, las blancas pueden conservar esa ligera ventaja hasta que no encuentren las negras las líneas que igualen la partida. El que juegue, para poner un por ejemplo, la Catalana y busque variantes en que las blancas gocen de una evaluación de «+=», i.e. a eso de +0,20 a los +0,50 según la máquina que utilice, a lo mejor conseguiría ese «+=» en la mayoría de sus partidas. Por lo menos hasta que alguien no encuentre la solución de cómo igualar la posición utilizando una de sus líneas de preparación casera.

Pero eso no sucede de forma permanente—a medida que en cada una de esas líneas preparadas las negras encuentren una (o más) variantes para igualar la partida, el blanco tendrá que buscar otra desviación para evitar que las negras igualen la partida. Es decir, tendrán que analizar otras jugadas en las líneas de su preparación casera. Eso pudiera implicar saltar de una a otra línea con mucha frecuencia, dado que las negras siguen encontrando una forma de igualar la partida en todas las variantes previas.

Si quien tenga las piezas blancas juega torneos con mucha frecuencia, preparar aperturas de esta forma pudiera resultarle muy angustioso. Si se participa en torneos con poca frecuencia, entonces en este caso preparar aperturas de esta formas le resultaría más fácil.

V. La evolución hacia aperturas menos forzadas

Por este motivo, cuando se juega con blancas, se suele escoger una apertura menos forzada para no caer en ninguna trampa ni preparación casera del negro. Tiene sentido que, con el lanzamiento de las supermáquinas como el Leela, los GMs de la superélite optan por aperturas menos forzadas y clásicas cuando les toca jugar con blancas. No es por ninguna casualidad que las aperturas como la Réti, la Inglesa se hacen más populares. Y por no hablar de los aperturas que más bien son sistemas—el doble fianchetto o jugar 1. g3 contra todo. ¿Pero sobre lo de cómo manejar un repertorio de aperturas con blancas (o con negras) siendo un(a) ajedrecista que no tenga tanto tiempo libre? Ése será para otro artículo y otro día.

VI. Resumen

En resumen, todas las mejores jugadas conducen a tablas con un juego perfecto. Pero eso no importa en el ajedrez de día a día. Los seres humanos no son máquinas. Todavía no, al menos por ahora.  

sábado, 31 de agosto de 2019

La creación de una biblioteca de libros de ajedrez pública: cómo compartir el conocimiento

A lo largo de estos últimos meses, he escrito mucho sobre la situación en la que vivimos los ajedrecistas: los ajedrecistas ricos actualmente tienen más oportunidades de mejorar que los ajedrecistas pobres. La solución que vengo proponiendo es la creación de una biblioteca de libros de ajedrez pública. Pública, claro, para que no pueda aprovecharse de la situación ninguna corporación privada.

Tal biblioteca habría de ser accesible a cualquier ajedrecista, no importa su edad, nacionalidad, clase social, clase económica, ni otra característica definidora. Obviamente fundar una biblioteca así conllevaría muchos retos, sobre todo el tema del derecho del autor, o sea el copyright. La manera más rápida y sencilla de crear esta biblioteca sería por Internet, y los libros habría que subirlos de forma digital. Dudo que todas las editoriales de libros de ajedrez estarían de acuerdo con eso.

Siendo biblioteca, acceder a los libros debería ser gratis. La biblioteca tendría que reembolsar a las editoriales los gastos de los libros. A nivel internacional, esto pudiera resultar complicado, pero si todos los países tuviesen su propia biblioteca de libros de ajedrez pública, lo pudieran pagar cobrando impuestos como parte del presupuesto destinado a la educación pública. Para que esto funcione, el país tiene que tener un fuerte sistema de educación pública donde todos paguen los impuestos necesarios. Un país que sirve de ejemplo en este caso sería la URSS. Por muchos problemas que tuviesen, sobre todo durante y después del estalinismo (ah, sí, lo habrás averiguado por mi nombre de usuario), la URSS gozaba de uno de los mejores sistemas de educación pública del mundo, si no era de verdad el mejor del mundo. Con eso tenía el mejor sistema de educación de ajedrez del mundo, con un sinfín de gran maestros que debían su exito al hecho de que el ajedrez fuese asignatura obligatoria, y además, el deporte que contaba con mayor énfasis y presupuestos.

En la antigua URSS, los libros de ajedrez no eran gratuitos, pero no había Internet en esa época. Por lo tanto, compartir información no era posible como lo es hoy en día. De todos modos, todos los que estudiaban el ajedrez tenía casi los mismos libros--los clásicos--que los demás. Es necesario compartir estos conocimientos para que todos los ajedrecistas puedan mejorar.

Para poner un ejemplo, tomemos como caso la biblioteca gratuita que está incluido en los grados y posgrados de muchas universidades de muchos países. Está incluida la biblioteca digital, también gratuita. Todos los estudiantes tienen acceso a estas bibliotecas, y pueden descargar o al menos leer capítulos de varios libros de texto y libros de referencia.

Lo ideal sería que hubiera tanto una biblioteca internacional pública (por ejemplo subministrada con fondos de la FIDE) y que cada país tuviese su propia biblioteca pública, financiada por sus respectivas federaciones nacionales de ajedrez.

Para acceder a una biblioteca de libros de ajedrez nacional, bastaría tener una tarjeta de identificación de la federación de ajedrez, que serviría a la vez como tarjeta de biblioteca. Se podrían descargar como libros electrónicos en forma de .pdf o en cualquier otro formato digital. Esto fomentaría sin duda el ajedrez a nivel nacional dentro de dicho país.

Para acceder a una biblioteca de libros de ajedrez internacional, sería necesario un programa de financiamiento muy organizado, por ejemplo por parte de la FIDE. Si logra eso, esta biblioteca pudiera funcionar a nivel mundial, como una biblioteca pública nacional a gran escala.

Ya es hora de difundir la información como se pueda, y ya es hora que los ajedrecistas no sólo de todos los niveles, sino también de todas las clases sociales y económicas puedan disponer de cualquier libro de ajedrez para seguir mejorando su juego.


sábado, 24 de agosto de 2019

Un consejo psicológico para jugar contra 1. c4 y 1. Cf3

Muchos ajedrecistas siguen quejándose de tener que elegir un sistema contra 1. c4 y 1. Cf3 que les guste. Bastantes jugadores tienen su defensa preferida contra 1. d4, como la Grünfeld, la India de Rey, la Eslava Clásica, la Semi-Eslava, la Holandesa, lo que sea. Pero éstas son defensas contra 1. d4, no contra 1. c4 ni contra 1. Cf3.

No obstante, existen muchos esquemas anti, que esencialmente son maneras de jugar esas defensas contra 1. c4 y 1. Cf3, como si las blancas hubiesen jugado 1. d4. Muchos esperan también que las blancas transpongan jugando una eventual d4. El ejemplo más famoso es la Anti-Grünfeld, donde las negras intentan emplear el fianchetto con ...Ag7 y ...d5, esperando con desesperación que las blancas transpongan a las líneas principales de la Grünfeld. En su libro Grandmaster Repertoire 19: Beating Minor Openings, Виктор Михалевский analiza en varios capítulos la Anti-Grünfeld. La analiza Питер Свидлер en su serie de la Grünfeld en chess24, tanto contra 1. c4 como contra 1. Cf3.

Está claro que los que juegan estos esquemas esperan casi cada jugada que las blancas transpongan a las aperturas de 1. d4. Pero pudiera decir con mucha certeza que los que juegan 1. c4 y 1. Cf3 empiezan la partida con estas jugadas para evitar la enorme cantidad de teoría de 1. e4 y 1. d4. Contorsionar la posición imaginando que las blancas hubiesen jugado 1. d4 no es una buena estrategia, y les provoca mucho estrés a las negras.

Hay que tratar 1. c4 y 1. Cf3 como aperturas serias que merecen un estudio profundo como 1. e4 y 1. d4. Negarse a estudiar una defensa independiente contra 1. c4 y 1. Cf3 y intentar obligar a las blancas transponer a 1. d4 a toda costa sería un suicidio psicológico en la apertura.

Por ejemplo, jugar la Anti-Grünfeld conlleva estudiar esta posición:



que tiene ciertas semejanzas con la Grünfeld, pero una Grünfeld no lo es, ni lo será si el blanco no es un jugador versátil que juegue 1. e4, 1. d4 1. c4 y 1. Cf3 con frecuencia. Algunos jugadores de la élite hace eso, pero muy pocos ajedrecistas tienen el tiempo suficiente para memorizar toda esa teoría.

De la misma manera, un jugador de la Eslava Clásica intentaría jugar esto:


pensando, «¡Juega 1. d4, joder!» sabiendo que es muy probable que las blancas no lo hagan.

Pero algunos han aprendido a preparar una respuesta adecuada a 1. c4 y a 1. Cf3. Por ejemplo, Chess Stars publicó un libro que analiza 1. c4 e5 y 1. Cf3 d5, no importa cuál sea la defensa preferida de las negras contra 1. d4. Nunca había visto libros que recomendasen que las negras eligiesen un esquema que fuese distinto al de su defensa preferida contra 1. d4.

En el 2016 Chess Stars había publicado un libro sobre el Erizo. De esta manera, las negras pueden jugar este esquema en vez de forzar las cosas esperando que las blancas transpongan a 1. d4.

La clave para vencer a 1. c4 y 1. Cf3 con negras es estudiar estas jugadas con la misma profundidad con la cual se estudian 1. d4 y 1 e4. Si juegas la Nimzo y la India de Rey, igual podrías jugar 1. c4 e5 con negras. Igual si juegas la Grünfeld puedes jugar 1. Cf3 d5. De la igual manera que alguien que juegue la Siciliana pudiera jugar el Gambito de Dama Rehusado.









jueves, 8 de agosto de 2019

Como instalar Leela Chess Zero en ChessBase 15 si tienes Windows 10

Instalar la máquina Leela Chess Zero me costó tanto que llevé más de dos meses intentando instalarla en ChessBase 15. Es fácil instalar la máquina misma, pero después las cosas se hacen complicadas.

He aquí los pasos en un lenguaje sencillo para instalarla si tienes Windows 10. Las indicaciones no son nada sencillas, hace que hazles caso.


II) Elige la versión más reciente.. La versión más reciente aparece en la entrada más reciente como v0.[número de versión].[número de actualización]. En este caso es la versión 22.0; de ahí que aparezca como v0.22.0.

III) Elige el archivo que más te convenga. Esto es importantísimo.

Si tienes una tarjeta de gráficos Nvidia o cualquier otra tarjeta de gráficos fuerte y dispones de un ordenador muy rápido, haz clic en el archivo que termina en .cuda:
https://github.com/LeelaChessZero/lc0/releases/download/v0.22.0/lc0-v0.22.0-windows-cuda.zip.

Si no tienes una tarjeta de gráficos tan fuerte, ni un ordenador rápido, elige el archivo que termina en opencl:
https://github.com/LeelaChessZero/lc0/releases/download/v0.22.0/lc0-v0.22.0-windows-opencl.zip.

IV) Cuando finalice la descarga, hazle clic y ábrela.

V) Haz clic en Extraer todo.

VI) Va a https://lczero.org/networks/.

VII) Descarga una red en la columna que se llama networks.

VIII) Abre el archivo que empieza con weights.

IX) Localiza ese archivo en Windows haciendo clic en la flecha para arriba.

X) Haz clic en Mostrar en carpeta.

XI) Haz clic derecho en el archivo que empieza con weights y elige Copiar.

XII) Pega el archivo en la misma carpeta en que se encuentre los archivos extraídos de lc0.

XIII) Regresa a la carpeta con lc0.

XIV) Haz doble clic en el archivo lc0.

XV) Ejecuta el programa. Si tienes un antivirus que lo bloquee cuando se abra la ventana diciendo algo como «Este programa podría ser peligroso», haz clic en Ejecutar de todas formas.

XVI) Cuando se abra lc0, teclea go nodes 100 en la línea de código de arriba.

XVII) Espera al menos cinco minutos mientras se ejecuten muchas acciones en lc0. Un montón de texto de código se mostrará enseguida.

XVIII) Espera hasta que no veas que la línea final muestre bestmove e2e4 ponder c7c5 u otra combinación de primeras jugadas.

XVIII) Cierra el programa lc0.

XIX) Abre ChessBase 15.

XX) Abre un tablero o cualquier otra partida.

XXI) En la barra superior derecha Inicio, haz clic en el icono UCI, justo al lado de Quitar apuntador.

XXII) Haz clic en el botón ... al lado derecho de Modulo, en la parte arriba de la ventana.

XXIII) Se abre la ventana de Windows. Localiza la carpeta de lc0 con los archivos extraídos.

XXIV) Haz clic en la carpeta cuando la encuentres y haz clic en Abrir.

XXV) Elige lc0.

XXVI) Haz clic en Abrir.

XXVII) El nombre debería aparecer como Lc0 v0.22.0 o la versión más reciente que hubieses elegido antes.

XXVIII) Haz clic en Inferior a lo normal.

XXIX) Haz clic en OK.

XXX) Haz clic en Activar o desactivar módulos.

XXXI) Hay una columna que se llama Activos y otra que se llama Antiguos. Transfiere los otros módulos que quieras a Antiguos, y mantén la máquina que empieza con Lc0 en Activos.

XXXII) Haz clic en OK.

XXXIII) Haz clic en Añadir apuntador.

XXXIV) Haz clic en la máquina Lc0.

XXXV) Haz clic en Avanzado....

XXXVI) Haz clic para que se aparezca  en Módulo por defecto.

XXXVII) Haz clic en OK.

XXXVIII) Espera que se ejecute Leela en la barra de análisis de máquina.

Después de todo esto, debe funcionar bien.

N.B.: Puede que ejecutar Leela en ChessBase ralente el ordenador y consuma mucha batería. A menos que estés analizando muy profundamente una posición, cierra y vuelve a abrir Leela para evitar que se cierre ChessBase.



sábado, 3 de agosto de 2019

Una reflexión sobre por qué los ajedrecistas ricos mejoran más rápido que los ajedrecistas pobres

En esta entrada no hablo de ninguna línea teórica de la Siciliana, ni de entender los matices de un final de torres complejo. Estoy hablando del ajedrez en términos más generales--no sobre jugar una partida, sino sobre la dinámica de mejorar las habilidades.

Lo de intentar mejorar y alcanzar el nivel más alto que podamos es algo normal, y para cualquier ajedrecista serio y profesional, es algo imprescindible. Pero he notado algo curioso a lo largo de todos estos años que llevo jugando al ajedrez.

Los ajedrecistas ricos mejoran más rápido que los ajedrecistas pobres.

No me parece nada polémico decir esto, porque es la pura verdad. Cuando era joven vi que tantos ajedrecistas jóvenes que tenían padres ricos y/o venían de familias adineradas mejoraban con más rapidez que los ajedrecistas jóvenes que tenían padres que no ganaban mucho. Era normal verlos ganar más de 100 puntos FIDE en un año, y en muchos casos, incluso más de 200 puntos FIDE al año cuando eran adolescentes.

Pero eso se explica fácilmente. Cuando se tiene en cuenta la cantidad de plata que se requiere para seguir mejorando en el ajedrez, alcanzar el título de MF, de MI y por supuesto de GM, resulta enorme. Hay que comprarse un sinfín de libros, DVDs, archivos .pgn, lecciones con un entrenador, programas como el ChessBase, máquinas como el Houdini o el Stockfish. Y eso es nomás lo que habría que gastar para mejorar el juego, excluyendo lo que hay que gastar para jugar en torneos.

Cabe mencionar que para llegar a ser un ajedrecista serio y titulado, hay que jugar en torneos internacionales. Para participar en torneos de norma de MI y de GM, en campeonatos regionales, en campeonatos nacionales, en campeonatos internacionales, en campeonatos de otros países, en olimpíadas, en torneos cerrados, en torneos por categoría como el sub-18, en torneos abiertos internacionales o cualquier torneo por invitación, a menos que vivas en una ciudad con una gran cantidad de torneos, tendrías que viajar.

Queda claro que viajar conlleva gastar mucho dinero. Es casi imposible mejorar sin volar en avión a países extranjeros para participar en los mejores torneos de dicho país. Y para seguir mejorando, sobre todo para llegar a ser MI y GM, hay que viajar durante meses para jugar en todos esos torneos. Si un billete de avión de ida y vuelta cuesta de promedio €1000 para jugar en, por ejemplo, diez torneos en un año, costaría unos €10.000 sólo los billetes de avión.

Pero no sólo eso, hay que alojarse en algún sitio. Para alojarse en un hotel promedio pudiera costar €100 al día o más. Tened en cuenta que muchos de estos torneos de alta gama duran más o menos dos semanas. Para obtener la acreditación de la FIDE no sólo para un torneo internacional oficial y profesional, sino también para calificar para una norma de MI o de GM, el torneo ha de tener al menos nueve rondas, con no más de una partida al día, y hay que jugar con jugadores de al menos tres países distintos, o más precisamente, tres federaciones distintas. Por eso muchos torneos con esta acreditación de la FIDE suelen tener de nueve a incluso doce o trece rondas, con uno o dos días de descanso. Por eso habría que alojarse en un hotel durante dos semanas, que costaría al menos €1400 por torneo.

Pero eso es sólo el pasaje y el alojamiento. Hay que comer también. Si fijamos al menos €50 para uno para comer al día, serían €700 para dos semanas. Para comprar agua, medicamentos, ropa y otras cosas podría costar €20 al día, o €280 al torneo. Y la transportación, sea en taxi o en autobús/colectivo, las tarifas de proyecto pudieran costar más de €100 durante todo el torneo. Y aún más en países más caros como Islandia y los países nórdicos como Noruega y Dinamarca. Pero tomamos como promedio €100.

En caso de que surja alguna urgencia médica, depende del país del torneo. Casi todos los países europeos tienen la salud pública por el acuerdo de la UE. Pero si estás en EE.UU, los gastos pudieran incrementar hasta que el costo total sea mayor de cuanto costaría jugar en más de 20 torneos en un año. Pero regresando a los países civilizados, variaría mucho, pero no costaría tanto. Por eso no incluyo estos gastos en la suma.

Por consiguiente, los gastos totales de cada torneo serían:

billete de avión:   €1000
hotel:                    €1400
comida:                  €700
transporte:              €100
otras cosas:            280   
total:                     €4480

En términos generales, para jugar en un torneo internacional, por ejemplo si un argentino participase de un torneo internacional y acreditado por la FIDE en Alemania, pudiera costar al menos €4480 las dos semanas del torneo. Con el cambio de moneda, costaría aún más, sobre todo por  la alta tasa de inflación en la Argentina, pero eso es otro tema...

Es verdad que algunas federaciones nacionales les financian los gastos a los mejores ajedrecistas del país. Que yo sepa, lo hacen la federación argentina, la federación cubana, y muchas federaciones de ajedrez europeas. Pero en algunos países como EE.UU o Canadá donde el ajedrez no es muy popular, al ajedrecista promedio lo abandonan a su suerte. Imaginaos que un ajedrecista de 2200 FIDE quiera mejorar su ELO y llegar a ser MF, MI y luego GM. Imaginaos que viajar para jugar un solo torneo costaría al menos €4480. Para seguir mejorando sería normal jugar al menos diez torneos al año, y un año de jugar en torneos de alta gama costaría unos €44.800, o sea, casi €45.000 al año.

¿Quién mierda pudiera permitirse toda esa plata para jugar al ajedrez?

Hemos llegado a la pregunta clave. Para jugar al menos diez torneos de ajedrez y seguir mejorando, costaría al menos €45.000 al año. Esto es más que el salario mínimo de muchos países. Jugar aún mas torneos, como quince o veinte, costaría mucho más.

Esto ni siquiera incluye los gastos de libros de ajedrez, los DVDs, los cursos de ajedrez, las lecciones con un entrenador, las máquinas, etc. Todo eso pudiera costar más de €1.000. Las lecciones con un entrenador que sea GM pudiera costar €100 cada lección, en algunos casos incluso €200 o más.

Pero regresemos al tema del que estaba hablando: de adolescente me di cuenta de que los jóvenes ricos mejoraban más rápido que los pobres. Claro que si tuvieran padres millonarios o multimillonarios, no le costaría tener todos los recursos y materiales para estudiar profundamente el ajedrez y así seguir avanzando. Pero un niño pobre, con padres pobres, no tendría esta misma oportunidad. En otras palabras, un ajedrecista joven sin plata, aunque fuese excelente jugador, no alcanzaría el mismo nivel que el ajedrecista joven rico, porque éste tendría los fondos no sólo para mejorar el juego, sino también para jugar en torneos internacionales en países extranjeros.

Otra cosa que es importante considerar es que un ajedrecista joven tendría que viajar con los padres--o con el padre o con la madre o con los dos. Imaginaos la cantidad de plata que haría falta en este caso si los padres tienen que acompañar a sus hijos a cada torneo. Para viajar y participar en diez torneos al año, costaría alrededor de €45.000 al año. Con un padre sería el doble: (2)(€45.000), o sea a eso de unos €90.000 al año. Con los dos padres sería el triple: (3)(€45.000), o sea €150.000 al año.

Y hemos vuelto de nuevo a otra pregunta clave:

¿Quién mierda pudiera permitirse al menos €150.000 al año?

Claro que si los padres (o incluso sólo el padre o la madre por su cuenta) ganan más de €1.000.000 al año, eso les sería fácil proporcionar el 15% de su sueldo para que su hijo siga jugando en torneos internacionales y llegue a ser GM. Muy bien, un aplauso, pero dudo que la mayoría de la gente pueda gastar tanta plata en jugar al ajedrez.

Si una familia pobre consiste en un hijo y sus padres que ganen unos €30.000 al año, si el hijo pudiera viajar solo ni siquiera cobraría todos los gastos para jugar en diez torneos al año. Ni hablar de que sus padres lo acompañen. La única manera en que el hijo pudiera mejorar el ajedrez es cuando sea mayor y que tenga un empleo que le pague muy bien.

Además de todo esto, el ajedrecista joven con padres ricos pudiera estudiar todo el día el ajedrez. Sus padres pueden ausentarse del trabajo para acompañar a su hijo a jugar en torneos en otros países. Si la familia tiene tanta plata que sólo el padre o la madre trabaja y en este caso de todos modos gana millones al año, aún mejor para el hijo--uno de ellos pueden acompañarlo mientras que el otro trabaja.

El ajedrecista joven con padres pobres no tiene esta posibilidad. Los padres tienen que trabajar para sobrevivir sin ausentarse del trabajo. Ni hablar de dejar el trabajo durante dos semanas para viajar con su hijo y cuidarlo durante el torneo.

Antes en algunos países, como en la URSS, el gobierno soviético financiaba el ajedrez por todos lados: en la escuela, en la vida social y claro en el mundo ajedrecístico. Quien quisiera mejorar sus habilidades podía entrenar y jugar en torneos con la ayuda del Estado. Ahora en muy pocos países pudiera suceder eso. Quizás sólo en China o en Cuba o en algunos países europeos. Pero en la URSS, cualquiera podía llegar a ser GM si tenía el talento, sin importar la cantidad de dinero que tuviese, ni su clase social y económica.

Así que si pensamos en el caso de un ajedrecista joven rico con un FIDE de 2200 y un ajedrecista joven pobre con la misma puntuación, el rico tiene todos estos recursos a su disposición, y al pobre le faltan. En términos de jugar, el rico pudiera participar en muchos más torneos que el pobre, quien tendría que jugar en torneos regionales debido a la falta de fondos para poder viajar y jugar en torneos internacionales. No sería una mentira creer que el rico pudiera alcanzar los 2400 el próximo año, y al pobre le resultaría difícil alcanzar incluso los 2250 si juega en torneos regionales donde no haya muchos jugadores titulados. Si vive en una zona donde no haya muchos ajedrecistas, o la competición sea tan débil que sólo gana cinco o seis puntos si gana el torneo, no aumentaría mucho su ELO.
 
La única solución que se ha implementado hasta la fecha es que las federaciones nacionales de ajedrez están patrocinando o de alguna manera financiando a los jugadores para participar en esos torneos. Y a pesar de eso, no todas las federaciones nacionales lo hacen. De ahí que le resulte más fácil al ajedrecista rico mejorar más rápidamente que el ajedrecista pobre.

Claro que hacen falta soluciones. Vi el otro día que los altos cargos de la FIDE están intentando negociar con los gobiernos de algunos países para que el ajedrez forme parte del currículo escolar. Eso me parece claramente insuficiente. Hay que fomentar el ajedrez entre todas las clases sociales y económicas de la sociedad, además de patrocinar a los ajedrecistas jóvenes para que puedan participar en los campeonatos internacionales, en los abiertos internacionales, en cualquier torneo que les ayudase a perfeccionar sus habilidades de ajedrez.

El ajedrez lo tienen que clasificar de forma abierta y oficial como deporte de verdad, como el fútbol, el baloncesto, etc., pero también como ciencia, como las matemáticas, la física, la química, la ingeniería y la medicina, por que el ajedrez es un deporte y una ciencia.

Hay que ayudar a los ajedrecistas jóvenes pobres a mejorar sus habilidades de ajedrez con la misma facilidad que lo hacen los ajedrecista jóvenes ricos, estableciendo un puente entre las dos clases económicas de ajedrecistas. Sería imprescindible que las federaciones nacionales les paguen a los ajedrecistas que provengan de familias más humildes el pasaje, el alojamiento y cualquier otra necesidad para viajar a otros países a participar en esos torneos.

El capitalismo salvaje ha creado dos clases de ajedrecistas: los que no pueden permitirse jugar ni un solo torneo internacional, y los que pueden permitirse más de 20 torneos al año. El ajedrez es el deporte y la ciencia de los más humildes--sobre el tablero un sintecho pudiera vencer al millonario. Pero para ser GM el millonario tiene un millón de veces más de oportunidades que el sintecho.

El ajedrez se basa en la igualdad, pero actualmente en el ajedrez reina el clasismo. 

La evaluación objetiva antes de que se haga siquiera una jugada es "0,00". Antes de que empiece la partida no existe ninguna ventaja entre los dos jugadores. Con un juego perfecto 100% de las partidas terminarían en tables, y no habría ninguna brecha entre las dos bandas. Y así ha de ser el ajedrez en el ámbito competitivo.

martes, 30 de julio de 2019

Combatir 3. f3 en la Pirc

Si las blancas juegan 3. f3 en la Pirc, es obvio que no quieren entrar en las líneas teóricas de 3. Cc3. En vez de eso adoptan un esquema Sämisch para ganar espacio en el centro. Muchos libros y DVDs recomiendan 3...e5, 3...g6 o 3...d5. Todas las tres opciones han acumulado cierta cantidad de teoría, y a lo mejor las blancas estarían preparadas para jugar contra estas líneas.

Por eso recomiendo 3...c6!?:



La idea es mantener la estructura de peones flexible, como cuando se juega ...c6 en muchas instancias en la Pirc. Las negras pueden jugar ...e5 y construir un esquema a la Philidor o como la Defensa India Antigua.

Si las blancas desarrollan como en la línea con Ae3/f3 de la Pirc, las negras pudieran responder con el esquema Philidor/India Antigua:



con una posición bastante cómoda y sin mucha teoría.

4...g6 transpondría directamente a la Pirc con f3, y muy probablemente a la línea con f3 y Ae3, que es parecida al Ataque Yugoslavo del Dragón. Las blancas no tendrían coordinación si no colocan el alfil en e3.


4. c4 supondría que las blancas quieren ganar tanto espacio como puedan y jugar como si fuese una Sämisch. Las negras no deberían jugar ...g6, ya que transpondría a la India de Rey, Variante Sämisch, pero con el peón c en c6. Esta línea es más pasiva que las demás, como la Panno. Además si no sueles jugar la India de Rey, no tendría ningún sentido entrar en una variante bastante teórica.

Por lo tanto hay que aprovecharse del hecho de que las blancas tengan el peón en c4 para intentar debilitar las casillas negras con ...e5:


Es como si las blancas hubiesen jugado la Sämisch contra la India Antigua. Las negras tienen una posición cómoda al jugar ...Cbd7, ...Ae7 y ...a5 o ...a6 conforme con la situación.

domingo, 28 de julio de 2019

Entender con facilidad la teoría de las casillas conjugadas en los finales de peones, Parte I

Los finales de rey y peón pueden ser muy fáciles, pero muchas veces sumamente complicados.

Un ejemplo bastante sencillo:



Las casillas e5 y e7 están relacionadas la una con la otra en el sentido de que si les toca a las blancas jugar, no podrán ganar de forma inmediata. O sea, cuando el rey blanco está en e5 y el rey negro está en e7, las blancas todavía no pueden penetrar directamente la defensa negra si es el turno de las blancas debido a que las negras tienen la oposición. De ahí que las casillas e6 y e7 se llamen casillas conjugadas.

f5 y f7, en cambio, no son casillas conjugadas ya que si el rey negro está en f7, las negras ganarían de golpe avanzando el peón d.

Otro par de casillas conjugadas son d4 y d6. Si el rey blanco está en d4 y el rey negro está en d6, igual no pueden penetrar las blancas. Pero al examinar más profundamente la posición, el rey blanco podría estar en e4, pero el rey negro no podría mantener la oposición con su rey en e6 debido al peón blanco de d5.

Teniendo en cuenta que el rey blanco pudiera oscilar entre e4 y d4, pero el rey negro tiene sólo una casilla en d6 para impedir que las blancas penetren la defensa y luego ganen la oposición al poner el rey en e5, a las negras les falta otra casilla. En este esquema, las negras tienen una casilla conjugada más (2:1) que las negras [d4, e4] --> [d6] y así las blancas pudieran perder un tempo para marchar al rey a e5 cuando el rey negro esté en e7.

Las casillas conjugadas tienen que ver que si el rey blanco está en una casilla del par de casillas conjugadas, y si el rey negro está en la otra casilla del par de casillas conjugadas, el lado fuerte no pueden ganar directamente.

Hace falta que hagan una triangulación con el rey

Si juegan las negras:



Queda bastante claro que las negras estarían totalmente perdidas.

Si juegan las blancas:


Como se muestra justo arriba, si a las negras les tocase jugar, ganarían las blancas. Pero en este caso les toca a las blancas jugar. Para perder un tempo hay que hacer una maniobra en la forma de un triángulo con el rey.

sábado, 27 de julio de 2019

Los finales de torre un poco más complicados, Parte I

Todos (o casi todos) los jugadores que tienen más de 2200 FIDE conocen las posiciones Lucena y Philidor. La posición Vancura y los cortes horizontales y verticales

Pero este tipo de posiciones no son tan sencillos:



Hay que tener muchísimo cuidado para escotar al peón de b3 a




















y los cortes horizontales al rey opuesto por delante:


con el rey negro cortado por delante desde la cuarta fila


y con el rey negro cortado por delante desde la quinta fila.

La India de Dama, pero ¿con 4...Aa6 o 4...Ab7?

La India de Dama se está haciendo cada vez más popular en todos los niveles del ajedrez competitivo, sobre todo después de la publicación del libro Grandmaster Repertoire: Queen's Indian Defence de Михаил Ройз (Quality Chess, 2018), y el nuevo DVD de Сергей Тивяков Queen's Indian Defence: The Modern Approach (ChessBase, 2019) que salió hace sólo un par de días.

Está claro que todo el mundo sabe que 4. g3 Aa6 hace décadas sustituyó a la antigua línea principal de toda la India de Dama, 4...Ab7. Pero 4...Ab7 sigue siendo una opción totalmente aceptable y últimamente más GMs emplean esta antigua línea principal.

Posiciones como ésta son comunes en la línea principal moderna con 4...Aa6:




Pero el gambito con 5. Dc2 siempre me ha parecido peligroso:



Es posible evitar este gambito con 5...Ab4+, pero hay que tener cuidado también en esa línea:



Con 4...Ab7 se evita el gambito:


En su nuevo DVD, Тивяков analiza esta variante con 6...c6!?. Ha jugado varias partidas con esta línea y tiene amplia experiencia con ella.


Als er en wil is, is er een weg, dice el refrán neerlandés. Las blancas pueden insistir con su obsesión de sacrificar el peón d incluso en esta variante:



Pero claro, 6...c6 evitaría este gambito.




jueves, 25 de julio de 2019

Un repertorio de 1...e5 con el fianchetto para las negras, Parte I

Se dice que 1...e5 es la respuesta más solida a 1. e4. De eso no estoy totalmente seguro, pero sí sé que los GMs de la élite la emplean a cada rato.

Dicho eso, hay una manera más interesante (y menos seca) de jugar 1...e5: emplear el fianchetto contra la Española, la Escocesa y la Italiana. Os parecerá extraño al principio, seguro.

Me explico.

Contra la Española se puede desarrollar el alfil en g7, entrando en la Variante Смыслов. Muchas veces las negras jugarán ...d6 en algún momento, y la partida tendrá semejanzas con la Pirc.




La línea del gambito, que más bien parece al Gambito Danés:




Sam Collins in su DVD recomienda aceptar el gambito. Puede que la posición sea objetivamente igualada, pero a mí se me haría difícil jugar esta posición en una partida. Las blancas tienen compensación por el peón en esta línea:




Una partida modelo que demuestra los temas importantes de la Смыслов:




Es una línea bastante interesante, y algunos gran maestros de la élite como Caruana y Məmmədyarow la han jugado más de una vez.




miércoles, 24 de julio de 2019

La nueva línea de la Winawer, Parte III

Desde que ya he establecido 10. Cf3 como la línea principal de 9. Ag5 Dc7, hay que analizar otra línea, 10. Ce2. Es una jugada muy natural, desarrollando el caballo



Esta jugada conduce también a posiciones muy agudas. Después de semanas de análisis, la línea principal parece ser ésta:




Me parece que las negras tienen un buen contrajuego aquí, pero hay que analizarla profundamente con la máquina para estar preparado a jugar esta línea en una partida.

Hay que considerar también 11. Tb1:



con muchísimas complicaciones.

Por lo tanto recomendaría 11...b6!?, pero también con inmensas complicaciones. La idea es frenar un posible a4-a5 de las blancas y jugar ...c4 como en las líneas anteriores. Intentar jugar esta posición sin consultar la máquina antes sería hacer el hara-kiri sobre el tablero. El diagrama habla por sí mismo:



Quien pueda descubrir todas las jugadas únicas sin la máquina, como 16...Cd8!!, merecería un premio.

11. a4, con la idea de redirigir al alfil de g5 a a la diagonal a3-f8, es una jugada interesante. Normal sería 11..c4, que llevaría a posiciones típicas de la variante 9...Da5 10. Ce2 Cg6 11. 0-0 c4. Pero posible también es 11...h6!?. La idea es echar al alfil de g5 para luego jugar ...f5 y ganar espacio en el flanco de rey. Las blancas tienen que jugar con mucha energía para impedir que las negras liberen sus piezas con un futuro ...e5:



con una posición poco normal, como muchas de 9. Ag5 Dc7. Las negras intentarán jugar ...e5 después de redirigir el caballo de h8 a f7 o a d6.

Concluyo que las negras tienen de nuevo contrajuego. Las blancas jugaría 10. Ce2 si sólo sabe jugar la antigua línea principal con 9...Da5, ya que 9...Dc7 a lo mejor sería una sorpresa y 10. Ce2 la respuesta más "lógica" e intuitiva.